lunes, 13 de abril de 2015

Crónica de la Brevet 300 Km de La Fuliola (Lérida)


Las fotografías las realicé el pasado sábado en el recorrido de la citada brevet. Fueron 300 Km y 4.000 metros de desnivel.

Al final la ruta fue coser y cantar pero en la previa me temí lo peor.

Sí porque, y tras mal dormir en una venta, que hasta al mesmo Sancho le hubiese quedado algo estrecha, me levanté, allá a las cuatro de la mañana, bastante cansado.

Además servidor tenía que sudar, y allí había tajo, los excesos de una durísima Semana Santa donde la despedida de soltero de un amigo, que pasará a mejor vida en cinco telediarios, consumió gran parte de mis fuerzas.

Pero todos los jándicaps quedaron en agua de borrajas y la ruta la acabé francamente bien porque
las últimas batallas contra el cierzo me han dejado con bastante fuelle.

Veremos lo que dura.

En la salida bastantes ciclistas (más de veinte) y todo, desayuno incluido, muy bien organizado.

El comienzo del recorrido transcurre por una auténtica maraña de estrechas carreteras y se hizo algo pesado.

Amanece, que no es poco.

Primer repecho de entidad, poco después del primer control en San Martín de Sarroca.






Mis compañeros de ruta y, al fondo, Montblanc.


La subida a Prades es larga pero llevadera y deja magníficas vistas. Lástima que mis fotografías, hechas sobre la bicicleta, fueron bastante penosas.





Entre esperar a un compañero rezagado y comer algo, en Prades paramos un buen rato.

Última subida del día.

El último tramo del recorrido, ya en la Plana de Lérida, es completamente llano.

Bueno, y ahora a ver dónde hago la de 400 Km.