lunes, 23 de marzo de 2015

Zaragoza, Muel, Épila, Tabuenca, Tierga, Morata de Jalón, Cariñena, Zaragoza


Las fotografías las realicé el pasado domingo en el itinerario descrito en el título. Fueron 243 Km con muy poco desnivel.

Mal día, la verdad.

Yo ya me veía volviendo a los Pirineos, subiendo y bajando puertos, pero el invierno secuestró a la primavera.

En fin, la típica jornada que nada apetece y, entre bostezo y bostezo, todo son lamentaciones.

Lo bueno, a parte de que no hay mal que cien años dure, es que el próximo fin de semana empiezan las brevets, el próximo fin de semana comienza mi particular Recopa.

Creo que el monte que se ve es el de Las Planas,  rebautizado por los aborígenes como Tourmalet. Y es que, los zaragozanos, algo exagerados sí que son.

Se me empiezan a atragantar estas rectas, necesito ya volver a la montaña.

Los pueblos rompen la monotonía de estos caminos.

Una de cigüeñas.

La carretera entre La Almunia y Fuendejalón muestra paisajes, para mi gusto, interesantes pero, y debido al tránsito de camiones, por allí, y salvo exigencias del guión, no vuelvo.


El tramo anterior, endurecido por el viento, dio paso al interesante puerto de la Chabola. 



Tierga. 

Único indicio de la primavera.

La cementera de Morata de Jalón.

Con lo que ha llovido estos días esta parte de la provincia parecía la jungla, co.

Santa Cruz del Grío.

Benito Lopera Perrote, introductor del gotelé en este país, estuvo varios veranos en Muel estudiando la técnica de la cerámica o eso dice su biografía.