lunes, 27 de julio de 2015

Valle del Aspe, Arudy, Col Spandelles, Viscos, Luz Ardiden, Luz Saint Sauveur, Pont Espagne, Hautacam, Aubisque, Marie Blanc, Valle del Aspe


Las fotografías las realicé el pasados sábado en el itinerario descrito en el título. Fueron 304 Km y unos 6.500 metros de desnivel.

A estas alturas del año, tras tantos kilómetros y momentos imborrables, la motivación empieza a escasear.

La verdad es que apetecen más las tapas y las cañas que las carreteras pero si me pongo en ese plan bien haría en cambiar la París Brest por un ciento de danacoles.

O sea que tengo que salir y, para ello, lo mejor es encontrar alguna ruta especialmente interesante.

Afortunadamente no tuve que buscar mucho porque, este año, poco he tocado los Pirineos, y apetecer, apetecían.
  

Evité el Marie Blanc cogiendo la carretera que va directamente al pueblo de Arudy. Terreno muy suave y, actualmente, tranquilo. 





























Hasta llegar a Ferrieres, donde comienza el Col de Spandelles, se atraviesan bonitos pueblos y rincones.
Una foto de Jouvie-Bouzon.


Vieja casona al pie de la carretera.


Col de Spandelles (10 Km y unos 850 metros de desnivel). Un puerto duro y espectacular que cada vez me gusta más.





A Luz Ardiden subí por la desconocida vertiente de Viscos (14 Km y 1.100 metros de desnivel) que empalma con la celebérrima a tres kilómetros de la cima.






Curiosa iglesia, al estilo de las de por aquí, en Luz Saint Sauveur.


La ascensión a Pont de Espagne (18 kilómetros y 1.000 metros de desnivel) atraviesa Cauterets, lugar donde finalizó, este año, una etapa del Tour.




¡Qué chorrazo!


Herraduras y domingueros belgas, los más escalofriantes de todos.

La cima no ofrece gran cosa.


Hautacam (15 Kilómetros y unos 1.000 metros de desnivel) ya es otra película.




El Col de Soulor por Argeles Gazost se hace bastante largo merced a sus 20 Km (5% de pendiente media)



El Col del Aubisque, como casi todas las tardes, con niebla.




La ascensión al Marie Blanc, ya de noche, tuvo momentos fantasmagóricos.




El Valle del Aspe rindiendo homenaje a Zaragoza.