jueves, 24 de abril de 2014

Puerto de Monrepós desde Aquilué, 1.262 metros de altitud.



Y en la estación ya nadie espera al tren pero eso, a él, le da igual y seguirá pasando y seguirá parando.

Y el pueblo de Escusaguás se quedó sin corazón pero eso, al Sol, le da igual, y allí sigue iluminándolo.

Y las obras escupen polvo y tierra pero eso, al aire, le da igual, y allí sigue, limpio y verdadero.

Y el camino se corta abruptamente, y no da pie a rutas largas, pero eso, a mí, me da igual, porque lo importante no es hasta donde se puede llegar sino lo que se va sintiendo en el camino.


La subida tiene 14 kilómetros y salva 572 metros de desnivel.
























Caballo Loco creyó que no volvería a ver llover, habiendo sido el suelo usurpado por los ferrocarriles, pero allí los indios quedaron equivocados porque, a un milímetro del ruido y la gasolina, y sus tres carriles, se guarda este lugar verde esperanza.
 

Mapa: