miércoles, 22 de octubre de 2014

Zaragoza, Muel, Santuario Virgen de Herrera, Badenas, Cucalón, Mainar, Cariñena, Zaragoza


Las fotografías las realicé el pasado sábado en el itinerario descrito en el título. Fueron 200 Km  y unos 1.700 metros de desnivel.

Interesante, y sencilla, ruta por las provincias de Zaragoza y Teruel que me sirvió para explorar mis nuevos dominios.

La verdad que me esperaba algo más monótono y aburrido pero me llevé una grata sorpresa, de tal forma que ya estoy pensando en futuros recorridos desde la gran ciudad.


Con tanta iluminación y con temperaturas mínimas, aún estando en otoño, de doscientos cincuenta grados centígrados salir de noche no tiene complicaciones añadidas. Son las ventajas de Zaragoza.




Iglesia de Muel.

Me gustó mucho el tramo entre Muel y Herrera de los Navarros (pasando por Aguilón, en la foto), un terreno lleno de contrastes. Aviso de que las fotografías no reflejan las bondades del recorrido.





 Herrera de los Navarros


Entre Herrera y Villar comienza la subida al Santuario de la Virgen de Herrera. Cuando hablan de ella, y según pude comprobar, los cicloturistas maños exageran, hasta límites bárbaros, su dureza. Baste decir que el propio Mikel de Baigorry, en una de sus conferencias, llegó a referirse a ella como "El Mont Ventoux  zaragozano".
Tiene 8 Km al 6% de pendiente media y unas vistas fabulosas.







En la provincia de Teruel el terreno resultó ser un interesante rompepiernas.



Mainar, ya en Zaragoza.

La autovía mudéjar nos ha dejado una carretera nacional casi para uso exclusivo de los cicloturistas, y bien merece una foto.