domingo, 17 de abril de 2016

Crónica de la Brevet 300 Km de Zaragoza. 16 de abril de 2016


Las fotografías, que son escasas y no reflejan la belleza del recorrido, las realicé ayer en la Brevet 300 Km de Zaragoza organizada por el Club Ciclista Aragonés.

El recorrido, de 302 Km, fue el siguiente: Zaragoza- Cariñena- Codos- Calatayud- Ateca- Bijuesca- Calatayud- Villafeliche- Mainar- Cariñena- Zaragoza.

Nos dimos cita un buen número de corredores, supongo que fruto del buen hacer del Club Ciclista Aragonés y su magnífica web, entre los que figuraban dos viejos conocidos del Club Ciclista Villavés y cuyo nivel está cien veces por encima del mío.

Figúrense que uno de ellos, Javier Iriberri, está preparándose para la Race Around Austria, prueba de la Copa del Mundo de ciclismo de Ultrafondo  que consta de 2.200 Kilómetros, a completar rodando en solitario (en modo contra-reloj) y a toda velocidad para evitar el fuera de control.

Y una pena que a grandes deportistas como el descrito apenas se les conozca mientras las páginas de los diarios deportivos se inundan de chismorreos, gilipolleces y falsas heroicidades realizadas por pseudo-famosos en las pruebas cicloturistas más comerciales y fáciles.

Vuelvo.

Decidí rodar con ellos siguiendo la máxima de "vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver" porque, de vez en cuando, forzar resulta necesario para mejorar la resistencia.

El resultado fue un gran entrenamiento que, a buen seguro, me vendrá muy bien ahora que ya queda poco para comenzar los grandes retos.

Un saludo.


Intenté darles un relevo, ¡lo juro!, pero aguanté diez segundos en la primera línea...así que hasta el inicio del Puerto de Aguarón (Km 50, más o menos) anduve a rueda y jadeando.







Al comienzo del citado puerto les dije que no me esperasen pero como no me hicieron caso todavía pude seguir, en el furgón de cola, avanzando a toda máquina.

Me descuelgo poco antes de Bijuesca, donde hay un control, (Km 150, más o menos) pero como sé que me estarán esperando sólo lanzo una fotografía que no recoge la espectacularidad de estos parajes.

Pasado Bijuesca ellos tiran a su ritmo y me quedo solo, cosa que mi corazón, desbocado durante toda la mañana, lo agradeció. No obstante sigo marcando un buen ritmo porque me pongo la meta de bajar de las once horas, tiempo que, para mí, es un logro considerable. Una foto cerca del modesto puerto de Villafeliche (Km 210, más o menos).




Una vez bajado el puerto el viento me empujó, casi literalmente, durante 70 Km. En este tramo, en ligero descenso, resultaba fácil sentirse como Miguel Induráin en sus años mozos.

 Con semejante vendaval soplando a favor el humilde Puerto de Paniza quedó en nada.



Al final acabé en 10 horas y 36 minutos (10 horas y 5 minutos sobre la bicicleta) registro que, dudo mucho, vuelva a conseguir.

Web del Club Ciclista Aragonés. https://clubciclistaaragones.wordpress.com/

Web de Javier Iriberri: http://www.javieririberri.com/ (muy bueno el vídeo que puede verse haciendo click en la imagen de la parte superior de la web).