sábado, 18 de octubre de 2014

Campo, Liri, Ramastué, Llanos del Hospital-La Renclusa, Cerler, Campo


La ruta la hice el pasado lunes en el itinerario descrito en el título. Fueron 131 Km y unos 2.400 metros de desnivel.

¡Ostias!, con perdón, el Huesca contra el Barça en la Copa de Doña Letizia (antigua Copa del Rey).

Y como el Zaragoza estas rondas, la primera con equipos, valga la redundancia, de primera, ya ni las huela aprovecho para desear toda la suerte del mundo al equipo oscense.

Para muchos será el evento del milenio (en 1.987 San Lorenzo se apareció en pleno centro ataviado con una camiseta de la Caja Rural y desbancar esto es imposible).

Aunque, tanto por zaragocista como por intelectual, antes que una entrada para el partido yo preferiría un vale descuento para el concurso de tapas de ternasco, otro lance del carajo de la capital del Alto Aragón.

De todos modos nada de esto es comparable a darse un garbeo en bicicleta por cualquier rincón de la provincia, no en vano conocida como Huesca La Magia.

Esta vez le tocó a La Ribagorza.

En el Corte Inglés ya estaremos cerca de las navidades pero aquí sigue siendo otoño.





En La Ribagorza la mayoría de los puertos están marcados así que es muy fácil obtener datos fiables de los mismos. El de Liri, que acaba en el pueblo homónimo, salva 360 metros en 4,6 Km.




Una vez superada la niebla las vistas que dejó el alto fueron impagables.




El descenso fue complicado por las obras, de hecho la carretera la daban como cortada pero siendo festivo decidí aventurarme.





Valle de Benasque y una foto del pueblo poco antes de comenzar la subida a los Llanos del Hospital-La Renclusa.


El tramo final de la subida, a partir del hotel, resulta espectacular.












La última subida del día fue la famosa Cerler-Ampriu que tuvo acomodo, hace algunos años, en La Vuelta a España. (Las fotos están hechas de la cima al principio).